El sentir de los afectos contemporáneos

TRANSICIÓN DE NUEVAS PROBLEMÁTICAS EN EL ÁMBITO DE LA PAREJA Y FAMILIA

nuevas problematicas de la pareja y familia

Las relaciones de pareja en la generación actual se convierten en fugaces, donde pareciera que el deseo y la satisfacción de los mismos han tomado un papel fundamental para el establecimiento de las relaciones, en ocasiones sin mediar consecuencias. Los espacios de encuentro se entremezclan en el mundo virtual y el real.

La satisfacción de las emociones toma un rumbo asociado al déficit en el control de impulsos, caracterizado por la inmediatez de la satisfacción de los sentidos, los medios de comunicación masiva contribuyen a aquello, desde programas donde la satisfacción hedónica es la que prima, convirtiendo al espectador en un dispositivo de respuesta puro. Socialmente se construyen entornos de satisfacción emociones que impacta en mayor medida en la población adolescente y joven; y no positivamente.

La actual cultura tiene un efecto  en el sentir como en el rol de espectador, dejando un vago esfuerzo al pensar y reflexionar. El cuerpo queda como protagonista de las interacciones en diversos entornos socio-culturales. Re-nombrando la masculinidad como feminidad en la estructura externa y visible, mas no en el núcleo, caracterizada en la actualidad por ausencias, las mismas que trazan nuevas formas de sentir en la población principalmente  joven.

La adolescencia pareciera que se encuentra en la actualidad alterada y constantes crisis como extendida, al observar modelos sociales que amplían los comportamientos a edades que traspasan los treinta con  posturas inherentes a menores edades. Los modelos transmitidos por los medios de comunicación innegablemente impactaran a la población, normalizando la patología, en las formas de vinculación. Relaciones en adultos con matices de adolescencia precaria. Donde la emancipación del adolescente se hace mucho más tardía en nuestro medio.

Si bien la cultura se configura en un tiempo y reconfigura en otro, no existe una denominación estable, si no que esta se construye en cada momento, la actual cultura y usos contemporáneos genera un impacto de violencia en la sociedad actual, la adolescencia caracterizada por momentos de crisis  se traslada al adulto joven, por consiguiente, experimentando procesos de crisis que se fijan en etapas de desarrollo que se amplían.

En este proceso de re-configuración de la cultura, la migración actual, no lleva a un nuevo cambio de modelo, que se encuentra en proceso aun, generando dificultades como aportes tanto a foráneos como locales.

Nos encontramos en un momento de crisis, donde el descontrol de los impulsos se convierte en parte de lo cotidiano y generadora de nuevos problemas, que impactan en la salud mental de los diversos grupos, desde la traumatización directa como vicaria.

Psicólogo Alvaro Silva Távara