Psicólogo Alvaro Silva al 980-980-808. Especialista en el tratamiento de terapia de pareja y familia.

domingo, 21 de agosto de 2016

LA PAREJA QUE NO SE DESEA

CONFORMIDAD Y DISCONFORMIDAD EN LA RELACIÓN DE PAREJA


Algunos consultantes se muestran disconformes con la pareja que tienen, sin embargo, siguen con aquella persona. Se mantiene una relación desde la disconformidad. Refieren que su pareja ha sido infiel, carece de atenciones, se muestra indiferente, vivencian situaciones de violencia y agresión física como psicológica. Un miembro que violenta y otro que es violentado.

Desde los diferentes malestares que atraviesan, deciden seguir con aquella pareja y mencionan que son conscientes que la relación no es como la que ellos hubiesen querido llevar. Es para preguntarnos que es lo que los une como pareja. Asisten a terapia  porque desean que su pareja cambie, ya que es un ofrecimiento que les hicieron, “que todo iría mejor en la relación”. Sin embargo el malestar en la relación está presente. Otros casos refieren  inclusive que el malestar se encuentra presente con mayor déficit y ausencias.
Es cuando la pareja tiene que preguntarse qué es lo que se desea como relación y si lo que están viviendo es lo esperado.

Un miembro que ofrece continuamente cambiar y no cumple con lo ofrecido,  es el reformularse el camino que como  relación se ha tomado.
Otros consultante mencionan que mantienen un vínculo por  dependencia emocional,  en otros casos mencionan dependencia económica y el confort que les brinda la relación misma en el ámbito de material. Si se sale de la relación se tendría que volver a construir en base a un esfuerzo personal.

Otros se aferran a un proyecto de pareja que no se consolida con un miembro que no se encuentra dispuesto a cambiar y al contrario solicita que se amolden a sus requerimientos si desea continuar con la relación, desde esta perspectiva se observa una asimetría y desbalance de poder en la relación.

Cuando se invierte tiempo, esfuerzo, afecto en un miembro que poco o nada hace para mejorar la relación debido a que  mantiene sus propias prioridades, es importante que ambos miembros se planteen cuáles son sus prioridades individuales y como relación y si estas combinan para poder construir una relación de pareja.

Las  promesas incumplidas y  aferrarse a un imagen deseada que no es la de la  realidad, pueden estar manejando alguno de los miembros el mito de que  el amor de pareja todo lo puede y lo va a cambiar al otro (es una creencia que una muchas parejas, que sin embargo, también linda por el narcisismo en el que el amor de uno alcanzará para ambos y es tan grande su amor que podrá arreglar la relación).


La relación se arregla en sus déficits y problemas con la participación de ambos miembros y no de uno solo. Con el deseo explícito de que ambos van a comenzar un conjunto de acciones para reparar y mejorar un proyecto en común, si se cuenta con uno.

Si sólo un miembro desea hacer aquello, es realmente agotador y al final va a acabar frustrado o frustrada de invertir tanta energía y conseguir frutos muy pequeños o sembrar sus granos en la arena del mar.

En estos escenarios algunos miembros de pareja mención  la probabilidad de separación, lo que genera la inestabilidad de otro miembro que ama un poco más. Se cultiva una crisis, el otro opta por ceder, ya que su proyecto es tener una relación, no importa el costo, lo que importa es tenerla. Incluso a costa de la propia felicidad (manipulación).

Es importante reflexionar sobre el costo que se paga por el amor del otro y si es que se recibe en reciprocidad, en caso que no sea así y es algo que el miembro que está invirtiendo energía tendrá que asumir aquello. La terapia de pareja sirve para explorar la dinámica de la relación en estos casos.

Las promesas de amor son parte de la relación. Sin embargo, tienen que ir acompañadas con un proyecto, una visión de futuro o saber cuáles son sus roles en el presente, que es lo que se espera del otro y que construiran. Toda relación tiene un proyecto: el proyecto de algunas es la de tener hijos y casarse, la de otros desarrollarse económicamente y posteriormente casarse y tener hijos, en otros casos es la de ser amantes y no tener hijos. En otros ser amigos especiales con derechos muy particulares y etc.


El diálogo y la comunicación como pareja de lo que son y a dónde van es importante para explorar sus coincidencias y en qué punto del trayecto se encuentran ambos y aproximadamente en qué momento se cruzarán, sin la intervención de terceras personas ni presiones. Si no todo podrá quedar como parte de un conjunto de buenas intenciones y en el transcurso de aquello que es forzado terminará por desmoronarse.


Disconformidad en la relación de pareja
Malestar como pareja

UBICACION EN LIMA: TERAPIA DE PAREJA