Psicólogo Alvaro Silva al 980-980-808. Especialista en el tratamiento de terapia de pareja y familia.

viernes, 8 de julio de 2016

El mito de la enfermedad psiquiatrica

El mito de la enfermedad psiquiátrica

Reflexiones sobre la psicopatología y medicamentalización


Stevenson, H. y otros (2014). en su obra  Terapia de aceptación y compromiso. Procesos y práctica de conciencia, bridan al respecto un panorama a considerar:

La actual consideración del sufrimiento psíquico se basa en la idea de que la observación de su configuración topográfica (signos, síntomas y colecciones de ambas cosas) conduce auténticas entidades de enfermedad funcional que incluyen la consideración de porque aparecen tales configuraciones así como la mejor manera de cambiarlas. El campo la psicopatología ha estado totalmente dominado por esos supuestos y las estrategias analíticas resultantes. Pocos investigadores psicólogos y psiquiatras parecen haber sido capaces de resistir que seguirlo. Sin embargo, las enfermedades psiquiátricas son, ciertamente, un mito más que una realidad.
Dada la extraordinaria atención dedicada al modelo de anormalidad tanto en psicología, psiquiatría, resulta sorprendente constatar que no se haya producido prácticamente ningún progreso a la hora de establecer los síndromes de salud mental como entidades nosológicas. Tras citar el gastado y viejo ejemplo de la paresia general, no hay prácticamente más historias de éxito que contar. Desgraciadamente, esta falta de éxito no impide que los científicos sigan insistiendo en que esos síndromes psicológicos pronto pasarán a representar entidades nosológicas concretas. Estamos, justamente, doblando la esquina-así marcha la historia-y nos encontramos a punto de descubrir el gen, neurotrasmisor o neuromodulador responsable de la etiología de las enfermedades psiquiátricas. Pero, a medida que las década van pasando, los testigos de esta inmovilidad diagnóstica parecen estar cada vez más legitimados en su escepticismo original. Un rápido repaso listado de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede desenmascarar toda la historia como el espejismo que es: ninguno de los síndromes más comunes de enfermedad mental ha cumplido aún los criterios más elementales para ser legítimamente considerada como un estado de enfermedad-incluidos trastornos tan dramático como la esquizofrenia o los trastornos bipolares-.

Cada nueva edición del DSM, hasta ahora, contiene una plétora de condiciones y sub-condiciones mentales así como de dimensiones patológicas "nuevas". El borrador del DSM-5 áreas pone de manifiesto que esta tendencia expansionista aún continúa. Una creciente porción de la población humana seguirá bajo la jurisdicción de la nosología psiquiátrica dominante. El expansionismo diagnóstico sería aceptable si aumentara la eficacia general de nuestro sistema de salud mental-pero no es este el caso-. Al contrario, nos enfrentamos a la clásica torre de Babel en las nuevas dimensiones, conceptos y lista de síntomas se aglutinan en una nosología que funciona pobremente para enmascarar el fracaso de la empresa general..

Existen numerosas deficiencias en el actual sistema de diagnóstico aunque aquí, relativamente, solo, tocar unas pocas. La tasa de "comorbilidad" entre los trastornos es lo suficientemente elevada como para desafiar la integridad definitoria básica de todo el sistema. Por ejemplo, los trastornos de presión mayor presentan tasas de comorbilidad próximas al 80%. Unas tasas sorprendentemente elevadas, por lo general, más que una señal de verdadera "comorbilidad" reflejan un mal sistema de diagnóstico. Además, la utilidad para el tratamiento de esas categorías es notablemente bajo ya que el mismo tratamiento sirve para mucho síndromes. Esta observación debilita uno de los principales propósitos del diagnóstico: incrementar la eficiencia de las decisiones de tratamiento. El sistema reste importancia a forma significativa de sufrimiento psíquico (problemas de relación, Tiger esenciales, adicciones comportamentales y demás) e incluso sus partidarios admiten que a veces, parece convertir en patológicos lo que son procesos normales de la vida como la tristeza el miedo o la melancolía.

medicamentalizar el malestar psiquico
psicopatologia y medicamentalizacion

UBICACION EN LIMA: TERAPIA DE PAREJA