Psicólogo Alvaro Silva al 980-980-808. Especialista en el tratamiento de terapia de pareja y familia.

lunes, 13 de junio de 2016

Variantes de la personalidad histrionica

Millon y Davis (2001) presentan un resumen de los diferentes subtipos más frecuentes de la personalidad histriónica:

Variantes de la personalidad Histrionica  - Histerica


El histriónico teatral
Especialmente romántico, afectado y buscador de tensiones, este tipo de personalidad histriónica es una caricatura del patrón histriónico básico. Descrito por Fromm como "orientados al comercio", estos individuos viven básicamente para venderse a sí mismos y para moverse como camaleones en función de la demanda social: cambien las características que muestran dependiendo de la audiencia y de las circunstancias. Para ellos nada es intrínseco. Uno mismo que ha subordinado a los requerimientos sociales; se transforma, se crea y se envuelve para optimizar su atractivo para el mercado en cuestión. El estilo no sólo se valora sobre el contenido, sino que lo excluye. Como resultado el histriónico teatral es como una concha vacía, carece de cualquier identidad propia, lee los motivos de los demás y vuelve a proyectar sobre ellos lo que resulta atractivo, agradable, placentero y seductor.
Dentro de este subtipos existen algunas variaciones. Entre las mujeres aparecen la caricatura del sexo femenino, que se adorna con ropa sexy y joyas llamativas. Algunas recrean una combinación muy buena y acaban pareciendo modelos; otras, no obstante, parecen árboles de Navidad que se adornan sin ningún gusto y estilo, como si el grado de efectivo fuese directamente proporcional al número de pendientes y pulseras. En el caso de los hombres este tipo histrionismo incluye a muchos "chicos guapos" que esculpe su cuerpo a través del deporte, y que representan la caricatura del rol sexual masculino creando una apariencia que sugiere superpotencia. Menos obvio, pero también dentro de este subgrupo, encontramos a los hombres que exhiben ampliamente su potencial intelectual o su éxito económico, muchas veces a través del consumo ostentoso de cosas. Ya sea hombre o mujer, estos histriónicos estén siempre acompañado, por lo menos de forma simbólica.
El histriónico infantil
Esta tipología, similar a la personal infantil de Kerenberg (1967), representa una mezcla de las personalidades histriónica y límite. Como ya se ha comentado antes, muchos histriónicos poseen fuertes características de dependencia. Sexualizando las relaciones prematuramente y atrayendo a los demás hace su entorno, estos histriónicos experimentan más gratificaciones y menos frustraciones; por tanto, no necesitan desarrollar el sentido sólido de la propia identidad que empieza a formarse con lo que los analistas denominan principio de realidad; es decir, el hecho de tomar conciencia de que la vida es tan intrínsecamente frustrante para algunas estructuras psíquicas que el Yo de enfrentarse a ellas. De esta manera, la vida del histriónico continúa dominada por la necesidad de ser el centro atención, por una búsqueda persistente de sensaciones y por una regresión primitiva la fantasía, todo al servicio del principio del placer.
En el histriónico infantil organizado más primitivamente de expresión de estas características es aún más intensa. Debido a que no se ha formado un identidad, su vínculo con las personas significativas de su entorno es muy dependiente exigente. Éstos individuos buscan constantemente la aprobación para poder mantener su estabilidad, y oscilan entre la sumisión total y la profunda depresión cuando no consiguen la aprobación de los demás. Sin un sentido sólido de sí mismo que les ayude modular sus impulsos básicos, sus emociones también rápida, fácil e impredeciblemente, pasando el amor profundo a la rabia intensa y a la culpa, y todas estas emociones también pueden expresarse simultáneamente. En los momentos más agradable, se comportan con la dulzura y fascinación de los niños, pero continuación se vuelven malhumorados y hoscos. Muchos se quejan de no ser queridos o de ser tratados injustamente, actitudes que escalan rápidamente hacia los berrinches cuando alguien no está de acuerdo.
El histriónico vivaz
Este tipo de personalidad histriónica une la seducción del histriónico con el nivel de energía de una persona hipomaniaca. El resultado irradia atractivo, locuacidad, encanto e intensidad. Más que ser simplemente ingeniosos o desenvueltos, este tipo de histriónicos resulta encantador en sus relaciones interpersonales, optimista, espontáneo, y muy expresivo, casi de un modo impulsivo, sin atender a las consecuencias futuras. Movidos por una necesidad excitación y estímulo, muchos enamoran locamente, y se unen a una persona tras otra en rápida sucesión. Desde el punto de vista de su comportamiento, sus movimientos son rápidos y animados: entran por sorpresa y salen de improviso. Aunque su pensamiento se mueven en la superficialidad, sus ideas fluyen tan de prisa y con tanta facilidad que los demás se ven contagiados por su excitación. Las personas que están en un rango más normal terminan cosas, e inician proyectos, y convencen a los demás para que se unan a ellos con una energía y un don de gentes propios de un agente comercial. Sin embargo, otros persiguen caprichos momentáneos sin acabar prácticamente nada, rompen promesas, vacían bolsillos y enloquecen a sus compañeros. No debe sorprendernos que muchos histriónicos de sub tipo posean también características narcisistas.
El histriónico apaciguador
Este subtipo combina características histriónicas, dependientes y compulsivas. La aprobación por parte de los demás es el objetivo de la vida de estos individuos: deben gustarnos deben convertirnos en sus amigos. Para conseguir este objetivo, elogian constantemente, adulan alaban y hacen sentir los demás que harían cualquier cosa por ellos: "¡eres tan hábil! ¡Has hecho un trabajo perfecto!¡Tienes tan buen aspecto!¿Cómo puedo ayudarte?" En el momento en el que perciben indiferencia, se ponen en marcha inmediatamente para resaltar todo lo positivo que tienen. En efecto, presentan la imagen de absoluta bondad, alguien para quien la aprobación por parte de los demás se convierte en un imperativo moral. Cuando hay desacuerdos, rápidamente diriman las discrepancias, aún cuando deban sacrificar o comprometer sus propios deseos o ceder en cosas que son importantes para ellos. Más que vengarse de los que no lo desaprueban, buscan simplemente sufrir daños, presentarse como víctimas inocentes de un mundo cruel, mártires que reciben "las flechas de su injurioso destino", siempre buscando la comprensión y la compasión.
Obviamente, cualquier persona tan almibarada mente encantadora debe recibir alguna compensación. Bajo su amigable sonrisa se esconde el vacío y la falta de autoestima del histriónico, la culpa el compulsivo y la inferioridad de indefensión del dependiente. La mayoría creen que son personas problemáticas a quienes nadie quiere y respeta. Para compensar, se transforman en sujetos extraordinariamente complaciente, siempre atentos a cualquier medio sutil de asegurar la aprobación del aprecio de los demás. Estas personalidades están más evolucionadas que el histriónico básico, y se han interiorizado las voces paren tales condenatorias que tuvieron que sufrir en forma de críticas y amonestaciones. Mientras que los compulsivos se conforman con todo, estos individuos calman a sus torturadores, anticipan conscientemente sus necesidades, y ofrecen sólo su bondad y buena disposición contra la y de hostilidad. En esencia, se vuelven tan buenos, encantadores y dulces, que incluso podrían hacer sentir culpable a un Super Yo Sádico.

El histriónico tempestuoso
esta variante combina características de las personalidades histriónica y negativistas . Éstos individuos tienen cambios de humor muy intensos y son muy variables desde el punto de vista emocional. Durante sus mejores periodos, destacan sus características histriónicas, y se presentan como personas atractivas, amigables y sociable, aunque sólo sea superficialmente, conversadoras y afectadas en su expresión emocional. No obstante, al igual que el histriónico básico, se aburre fácilmente, son muy expresivo, reaccionan desproporcionadamente a la estimulación externa y buscan sensaciones de manera impulsiva. Cuando se combinan con características límite, el resultados un terremoto emocional. Al igual que las personalidades límite, este tipo de histriónicos son hipersensibles a la crítica, toleran muy mala frustración y son socialmente inmaduros, características que casi siempre aseguran problemas. La mayoría de estas personas alternan periodo de excitación emocional extrema y actos impulsivos con explosiones de ira y berrinches, que vienen seguidos de síntomas depresivos como el cansancio, la fatiga y los cambios en los patrones de sueño y alimentación.
Mientras que las personas normales desarrollan un fuerte sentido de la identidad que controla los impulsos básicos y modula las emociones, los histriónico tempestuoso no sólo poseen una identidad más débil que el patrón histriónico básico, sino que además está muy fragmentada, al igual que ocurre con las personalidades límite. En consecuencia, son mucho más vulnerables a la manifestaciones explosivas de ira de los cambios emocionales rápidos. Cuando se les provoca pierden el control, reaccionan de un modo turbulento ante el menor estímulo.. Cuando no reciben la atención que desearían, la buscan frenéticamente y se convierten en personas litigantes, desanimadas o desesperanzadas cuando no la consiguen. Con el paso del tiempo, estas personas pueden volverse cada vez menos histriónicas y más mal humoradas y críticas con los demás, resentidas con la buena suerte de los otros, celosas y envidiosas. También aparecen a veces preocupaciones somáticas y sobre la salud, y utilizan sus enfermedades o síntomas como medio para captar una vez más la atención de los demás.
El histriónico falso
Este subtipo reúne características histriónicas y antisociales. El perfil varía en función de la influencia relativa de los rasgos histriónicos o antisociales. Al principio produce una grata impresión y parecen sociables y honestos. Se comportan afectuosamente y con espontaneidad de forma que los demás bajan sus defensas rápidamente. Sin embargo, la combinación de características histriónicas y antisociales hace que Este subtipo sea más manipulador que el patrón histriónico básico iba más allá de la simple búsqueda de atención. En algunos casos, las características histriónicas son sólo un método eficaz para establecer contactos y abrir puertas, pero esconden características propias del patrón antisocial, como la complacencia por violar las convenciones sociales, romper promesas y lealtades, comportarse de modo responsable, y reaccionar a veces bruscamente con ira, llegando incluso al enfrentamiento físico. En ciertos casos la influencia antisocial se para aquí con rasgos atribuibles a la simple delincuencia.
No obstante otros individuos combinan unas características histriónicas y otras más psicopáticas. Sintetizan el lado más adaptativo del patrón histriónico: las habilidades sociales, el encanto, la capacidad de conocer los motivos y deseos de los demás de una manera calculada y cerebral. Obviamente, esta variedad es más egocéntrica, falsa y probablemente más consciente de sus manipulaciones que el patrón histriónico básico. Parece que les gusten los conflictos yo tienen algún grado de gratificación o diversión del excitación y tensión que les producen. Debido a que los antisociales suelen considerar que ser buenas personas es un signo de debilidad, a veces se preocupan de que sus rasgos histriónicos más amigables provoquen que los demás les vean exactamente de este modo. Si tienen la sensación de que esto es cierto, deben cambiar esta impresión equivocada comportándose de un modo particularmente cruel.
Bibliografia
Millon, T y Davis, R. (2001). Trastornos de la personalidad en la vida moderna. Barcelona: Masson
personalidad histrionica - histerica
caracteristicas personalidad histrionica

UBICACION EN LIMA: TERAPIA DE PAREJA