Especialización y más de 17 años de experiencia es garantia de atención en terapia individual, de pareja y familia. Los Olivos | Lima - Perú. A cargo del psicólogo Alvaro silva T. Atención previa cita al 980-980-808.

Abusos del Manual diagnostico psiquiátrico Hortein, L. (2013). Las encrucijadas actuales del psicoanálisis. Buenos Aires: Fondo de Cu...

Sobre el manual diagnostico y psiquiatrico


Abusos del Manual diagnostico psiquiátrico


Hortein, L. (2013). Las encrucijadas actuales del psicoanálisis. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
...
Agreguen Uds. los intereses de la parroquia y de los lobbies. Actualmente, coexisten dos psicopatologías. La de orientación psicoanalítica clasifica a partir del conflicto psíquico. Y el conflicto psíquico se presenta como enigma, en tanto no es elaborado. La otra psicopatología  es neokraepeliana: al no haber acuerdo sobre las causas, omite esa interrogación y elabora criterios estandarizados que describen síndromes. Ademas de describir los síntomas, las inhibiciones, los rasgos del carácter, hay que dilucidar los conflictos que los producen.
Detengamonos un momento en las nociones de fidelidad y validez. La fidelidad permite que dos clínicos puedan arribar al mismo diagnostico. Es decisiva en la investigación epidemiológica, porque las encuestas se realizan en base de un acuerdo respecto de las categorias estudiadas y son posibles las comparaciones. Pero en la clínica lo decisivo no es la fidelidad, sino la validez, la comprensión del trastorno: establecer la relación entre el sindrome y un proceso patológico que se encuentra en su causa. El DSM es una herramienta construida por los "investigadores", que los clínicos deben consultar con precaución, porque la psicopatología queda reducida al  reconocimiento de los síndromes. La psiquiatría esta tironeada por la investigación (fidelidad) y la clínica (validez), y a veces se confunden una con otra (Horstein, 2006).
No se puede prescindir de la psicopatología ni se debe sobreestimarla. Es nada más (y nada menos) que un bosquejo que ayuda a aprehender algo de una realidad. Y  la realidad pide afirmaciones provisionales, más que afirmaciones que compitan con la realidad. El diagnóstico  lo vamos construyendo en la clínica, no sin el paciente. Las abstracciones pueden conducir al encasillamiento.
Marea la cantidad de partidos que se presentan a las elecciones, la cantidad de corrientes psicoanalíticas, y psicoterapéuticas no psicoanalíticas, la cantidad de indómitos síntomas que no se dejan arrear facilmente a los tres corrales (neurosis, perversión, psicosis). Ante al mareo , hay soluciones baratas y caras. Las caras evitan el reduccionismo, pero nos obligan a estudiar. El DSM es uno de los intentos de evitar el mareo. Fue ideado para encontrar un mínimo común divisor, un esperanto, entre distintas corrientes de la psiquiatría y la psicología. Soslayando el conflicto instalo la paz, una paz que se parece a la del sepulcro. La psicopatología se ocupa de pasiones y sufrimientos. El DMS IV no ha logrado aquietarlos, los ha anestesiado mediante categorías que tranquilizan al psiquiatra, pero no aquietan las categorias subjetivas...
Pp. 114 y 115
manual diagnostico psiquiatrico
psicopatologia