Psicólogo Alvaro Silva al 980-980-808. Especialista en el tratamiento de terapia de pareja y familia.

sábado, 11 de junio de 2016

El dolor en las separaciones de pareja

Existen muchos elementos y situaciones que pueden separar una pareja. El solicitar lo que el otro no puede brindar, puede separar una pareja con el tiempo. Como el pedido de asumir nuevas responsabilidades cuando el otro miembro no se encuentra listo para asumirlas. Aquello se implanta como un motivo para re-pensar del porque se está en la relación. Lo cual por ejemplo, se puede dar en las parejas jóvenes, cuando uno de los miembros solicita la convivencia o el ingreso a la maternidad o paternidad. En otras circunstancias, cuando se la pareja se convierte en padres circunstanciales, algunas parejas presionados por la familia optan por unirse o casarse. En este caso es recomendable evitar la presión. El definirse como familia es un paso que implica compromiso de ambos o asumir un rol de padres.
El forzar puede generar una relación de insatisfactoria para ambos miembros y familia, si se está en conformación.

El dolor ante la separación de la pareja


Los motivos de separación son diversos y es necesarios que ambos miembros lo asuman y no quede en una ausencia y silencio de un solo lado.
Lo que evitara el dolor en el tiempo posterior a una separación en  la pareja es explicitar los motivos de la separación, lo cual tomara un tiempo de procesamiento en alguno de los miembros.
Algunas parejas comparten una relación muy larga en el tiempo, como la del noviazgo de 10 años, es el motivo suficiente para casarse o decidir convivir, es el motivo para preguntarse ¿cuál ha sido el motivo que les tomo aquel tiempo para que decidan aquello?
Algunas parejas desean que el otro miembro atraviese el dolor ante una separación.  Aquello no va a ser posible cuando existe una carga afectiva (“amor”) en el otro.  Ya que atravesar la perdida de proyectos, expectativas y planes no son poca cosa.
Ante la probabilidad de un proceso de separación por el lado de uno de los miembros es en ocasiones necesario tomarse un tiempo para aquella decisión. Ya que quien se queda en la relación es el que sufre en mayor medida por la ausencia y decisión, y un regresar y salir  frecuente de una relación, cuando la pareja “realmente” ha concluido un ciclo, no es saludable para ambos, ya que no permite que esta pueda volver crecer, y por el contrario se involucre en el malestar de la indecisión, reclamos y malestar.


separación y terapia de pareja
Dolor ante la separación de la pareja

UBICACION EN LIMA: TERAPIA DE PAREJA