Psicólogo Alvaro Silva al 980-980-808. Especialista en el tratamiento de terapia de pareja y familia.

sábado, 11 de junio de 2016

Definiciones de Angustia y Ansiedad

Angustia y ansiedad

El término angustia se asocia generalmente con el de ansiedad porque la diferenciación terminológica es posible sólo en las lenguas de origen latino. En alemán, en efecto, existe un único término, Angst, y en inglés sólo anxiety. La palabra Angst, suele ser traducida por los psicoanalistas como "angustia" y por los psicólogos como "ansiedad". Los psiquiatras prefieren hablar de "ansiedad" para referirse sólo a los aspectos psíquicos de la emoción en cuestión, y emplean el término "angustia" cuando hay manifestaciones somáticas concomitantes, a veces sumamente llamativas. Hay además quien considera el angustia como una fase más grave de la ansiedad, y que mantiene entre las dos palabras una rigurosa distinción porque interpreta la ansiedad como una condición fisiológica y psicológica no anormal en sí misma, en algunos casos útil para conseguir un objetivo, y a la angustia como expresión neurótica o psicótica del ansiedad. De estas dos premisas surge la necesidad de un estudio conjunto de las dos voces, y la de precisar las variantes en los ámbitos en los que son especialmente marcadas.
Psicoanálisis. El concepto de angustia es fundamental en la teoría psicoanalítica de S. Freud, quien le da una explicación psicogena respecto a las teorías somatógenas del anterior psiquiatría, que atribuye la angustia al mal funcionamiento del sistema neurovegetativo. Hay dos fechas significativas para la elaboración de este concepto: 1895, cuando Freud diferencia la neurosis de angustia de la neurastenia, por un lado, y de la histeria por otro lado, y en 1925, cuando distingue la angustia frente a una situación real, la angustia automática y la señal de angustia.
  1. La neurosis de angustia se diferencia en el plano sintomático de la neurastenia, en la que no se han evidenciado estado de espera ansiosa, accesos de angustia o sus equivalentes somáticos, mientras que en el plano etiológico debe diferenciarse de la histeria, que es una neurosis de transferencia, mientras que la neurosis de angustia es una neurosis actual, en el sentido de que no está determinada por conflictos de la edad infantil, sino por conflictos actuales (neurosis) que pueden llevar a la acumulación de tensión sexual somáticas que por insuficiencia elaboración psíquica, no logra unirse a ningún contenido representativo y por lo tanto se traduce directamente en síntoma somáticos como vértigo, diseña, trastornos cardiacos, sudoración, o en síntomas fónicos, sin la posibilidad de interpretar un sustituto simbólico de la representación suprimida. La neurosis de angustia tiene en común con la histeria "una suerte de conversión (…) sólo que la histeria es una excitación psíquica la que entra por un camino falso, es próximamente por lo somático, y aquí (en la neurosis de angustia) es una tensión física la que no puede ir por lo psíquico y a raíz de ello permanece en el camino físico. Esto se combina con enorme frecuencia".
En la neurosis de angustia cae frecuentemente las mujeres vírgenes, las mujeres atinentes, las que están sometidas al coito interrumpido o reservado, y las que están en el climaterio y no encuentra satisfacción a la acentuación de la necesidad sexual. Siempre según Freud, son susceptibles de neurosis de angustia los varones atinentes, los que interrumpir bruscamente hábitos más probatorios y los que practican el coito interrumpido o reservado.
  1. La angustia real (Realangst) es un concepto de Freud de 1925 para referirse a la angustia que nace por un peligro externo que a los ojos del sujeto aparece como una amenaza verdadera. Como tal, la angustia real debe diferenciarse de la neurosis de angustia, en la cual la amenaza no es externa sino de origen pulsional. Esto no impide una contaminación de las dos formas de angustia, como en los casos en los que "el peligro notorio y real, pero la angustia ante el desmedida, más grande de lo que tendría derecho a ser a juicio nuestro”, en segundo lugar: "la exigencia pulsional a menudo sólo se convierte en un peligro (interno) porque su satisfacción conllevaría un peligro externo, vale decir: porque ese peligro interno representa un externo.

  1. La angustia automática (automatishe Angst) se manifiesta según Freud cuando el sujeto no logra dominar y ni siquiera descargar, un flujo de excitación es demasiado numerosas o demasiadas intensas, de origen interno o externo. Se trata por lo tanto de un defecto de las defensas del yo, que de esta manera se confirma como única sede de la angustia.

  1. La señal de angustia (Angssignal), en cambio, es un dispositivo accionado por el yo en presencia de un peligro con el objetivo de evitar la angustia automática. La señal de angustia reproduce de modo atenuado la reacción de angustia vivida precedente en una situación traumática, permitiendo poner en acción las oportunas medidas de defensa. "Cuando un individuo cae en una nueva situación de peligro, fácilmente puede volverse inadecuado para él que responda con el estado de angustia (que es la reacción frente a un peligro anterior), en vez de entender la reacción que sería adecuada ahora. Empero, el carácter acorde a fines vuelve a resaltar cuando la situación de peligro se discierne como inminente y es señalada mediante el estallido de la angustia. En tal caso, esta última puede ser revelada enseguida por medidas más apropiadas. Así, se separa los posibilidades de emergencia de la angustia: una, des acorde con el fin, en una situación nueva de peligro; la otra, acorde con el fin para señalarlo y prevenirlo.

  1. La histeria de angustia (Ansthysterie), llamada también angustia fóbica, debe distinguirse de la neurosis de angustia porque, a diferencia de ésta última, que se traduce directamente en síntomas somático, la histeria de angustia sometida a un trabajo psíquico que vincula la angustia a lugares o personas por las que se siente fobia porque recuerdan respuestas agresivas sexuales, o porque pueden representar el castigo a un impulso prohibido la defensa de la histeria de angustia se manifiesta mediante la angustia misma, que permite al yo evitar la situación, o por medio de la proyección de un peligro instintivo interno en un peligro perceptible externo. Éstas soluciones fueron ilustradas por Freud en el pequeño Hans y en el hombre de los lobos..

Galimberti, U. (2012). Diccionario de psicología y psicoanálisis. México: siglo XXI editores.
Angustia y ansiedad ante los problemas y crisis
Angustia y ansiedad


UBICACION EN LIMA: TERAPIA DE PAREJA